No es cuestión de tamaño, sino de tener imaginación

Pepe en el Foro Menorca Empresa Familiar 15 Octubre 2014

El pasado 15 de octubre,  el Director General de Artiem Hoteles, José Guillermo Díaz Montañés, participó en el 3er foro anual de Banca March.

El tema del Foro de Banca March de este año fue la situación actual de las empresas familiares en la isla como consecuencia de la crisis y su contribución a la creación de empleo, así como también el crecimiento de su empresa y el aumento de la productividad en los momentos más difíciles de la economía actual.

En el día del foro, Pepe fue entrevistado por el diario Menorca sobre el enfoque de Artiem Hotels sobre este tema.

A continuación, tenéis el artículo que apareció en la edición del miércoles, 15 de octubre de 2014 por Javier Gilabert.

Creció en una familia de empresa y desde niño supo que quería ser empresario. José Guillermo Díaz Montañés (Madrid, 1962) estudió ingeniería industrial y revela que optó por el turismo «por casualidad».

Arrancó la aventura con su esposa Gabriela Aliaga en 1993 y ahora el grupo hotelero que preside, Artiem  Hotels, cuenta con tres establecimientos en la Isla y en temporada alta da empleo a 190 trabajadores.

Ha sido presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y presidente fundador del Instituto Tecnológico Hotelero (ITH).

 

El Director General de Artiem Hoteles, José Guillermo Díaz Montañés, en el 3er Foro Banca March.

Pepe en el Foro Menorca Empresa Familiar 15 Octubre 2014

 

¿Cómo se hace hueco una empresa familiar en un sector tan competitivo?

– El secreto es ser diferente y único. No es cuestión de tamaño, sino de tener imaginación, de hacer las cosas diferentes y muy bien. Hace 20 años el tamaño era importante. El coste que suponía entrar en un nuevo mercado era inasumible para una empresa familiar, en cambio ahora, con las nuevas tecnologías, imaginación y poco presupuesto puedes hacerlo. La imaginación es la herramienta más poderosa. La imaginación y perseverar en lo que quieres, trabajar duro. Son 24 horas al día. Es vocacional. Si miras las horas que trabajas, no tiene sentido. No es un tema económico.

¿Qué imprime a la empresa el hecho de ser familiar?

– Imprimes los valores familiares. Una empresa familiar mira a largo plazo. Muchas decisiones no son rentables a corto plazo. En crisis hemos invertido más, cuando -de haber tenido otro carácter- podríamos haber esperado a tiempos mejores. Sacrificas rentabilidades a corto plazo por beneficios a largo.

¿Tiene eso algo que ver con haber repetido entre las 50 empresas donde mejor se trabaja, según los propios empleados?

– Tenemos dos principios filosóficos. Uno es entender la responsabilidad social como una manera de ser más competitivos. El otro, que si conseguimos que los que trabajan en Artiem sean felices, el cliente estará contento. El sistema de Great Place to Work (la consultora que elabora el ranking) te permite compararte con otras empresas y eso es fundamental en nuestro objetivo de atraer talento. Que nos comparen con Google o Coca Cola nos ayuda a ver lo mucho que nos queda por hacer.

¿Da más seguridad laboral una empresa familiar?

— Eso lo tendrán que decir los trabajadores, pero nosotros, por definición, queremos empleados fijos. Es arriesgado, pero da valor a la compañía. Cuando el cliente vuelve y reconoce a la gente, se siente como en casa.

 

Pepe con los participantes del Foro Menorca Miquel Mascaro Sa Cova, Jose Ramon Aranda, Banca March y Carlos Truyol, Calzados Ria

 

La gran crítica al sector hotelero es que su éxito no repercute en la riqueza de la Isla…


— Hay mucha desinformación porque no hemos comunicado bien. Las empresas turísticas crean mucho valor. Crean empleo e invierten en productos locales.Trabajamos para que nuestro entorno prospere. Muchas empresas tienen esa mentalidad, pero no la transmiten. Quite las empresas hoteleras de la Isla y a ver qué pasa…

 

Alojamiento hotelero versus alojamiento residencial. ¿Qué opina al respecto?

— Lo que falta es una idea clara de qué es lo que queremos. Los dos modelos tienen ventajas e inconvenientes. ¿Pero qué quiere ser Menorca? Esa indefinición nos está matando. Hace 27 años que oigo este debate. Si no sabemos a dónde queremos ir, no conseguiremos nada. Para sacar adelante un proyecto hace falta visión, saber qué se quiere.

 

¿Es buen momento una crisis para iniciar un proyecto?

— Cualquier momento es bueno. Cuando empecé en el 93 mi familia me dijo que estaba loco. Había una crisis muy fuerte, parecía que el mundo se iba a acabar.
Ahora aquí estoy. Nacer en una crisis te da un entrenamiento que te hace ser mejor. Lo importante es estar convencido y tener una visión. Si no tienes claro a dónde quieres llegar, tu gente no te va a seguir. Tienes que ver el camino.

Te recomendamos también...

0
menciones