¡Gracias Alejándro Szlagyi!

A finales de 1997 asistimos a un seminario que impartía una “gurú” americana, Janet Barlow, cuyo título era “Una queja es un regalo”. Ese día fue un día que cambió nuestra forma de entender y relacionarnos con el cliente.
Hasta entonces veíamos la QUEJA como algo malo y a la que rehuíamos, a partir de entonces nuestra filosofía de empresa se transformó y entendimos la QUEJA como nos lo hizo comprender Janet Barlow, como UN REGALO.

El jueves pasado asistí a un seminario, lo hice sinceramente porque me llamó la atención del título: “El éxito empresarial a través de la RdS”. En tres horas Alejandro Szlagyi nos explico el concepto Razón de Ser (RdS), fueron tres horas que me han hecho pensar estos días de Semana Santa.
Me llamó la atención el énfasis que ponía en la diferencia entre las palabras “por qué” y “para qué”. La primera se refiere al pasado, es explicativa y justificativa. La segunda es futuro, da sentido y aporte. Lo curioso es que todos, yo el primero, utilizamos mucho más la primera que la segunda.

Nos invitó a que tratásemos de enfocar nuestra posición en la empresa, la de los departamentos, la de la empresa misma, bajo este enfoque “¿para qué hacemos lo que hacemos? ¿Os lo habéis planteado? Creo que este cambio, tan simple pero tan potente, es una palanca de una potencia de transformación de dimensiones colosales.

No se si la asistencia a este seminario supondrá una transformación como lo que supuso en su día “Una queja es un regalo”, pero de momento a mi si me ha hecho cambiar algunos planteamientos que sin duda tendrán un impacto positivo.

Te recomendamos también...

0
menciones