Tres libros (más allá de Marie Kondo) para organizar tu casa y mejorar tu vida

Llevamos siglos aprendiendo a dar las gracias por lo que tenemos. Quizá haya llegado el momento de estar agradecidos por lo que no tenemos. Porque, en cuestión de orden, menos es más. La importancia del orden es evidente a nivel estético, pero ¿puede afectar también a nuestra salud?

Marie Kondo alcanzó una fama desproporcionada hace un lustro cuando publicó su libro La magia del orden (Aguliar 2014). Pero ha sido este año cuando su programa homónimo en Netflix ha hecho crecer el fenómeno de forma exponencial. En este recorría EEUU organizando casas y arreglando vidas, como si fuera una especie de Mary Poppins para adultos. 

magia del orden

Pero su método no tiene nada de mágico: las claves del orden que pregona Marie Kondo se basan en el descarte, reduciendo nuestras posesiones a una cantidad manejable. Vivimos en una sociedad capitalista que nos empuja a tener cada vez más cosas pero, irónicamente, nuestras casas son cada vez más pequeñas. Y están más atestadas. 

Igual que el fengshui aseguraba que la disposición de los muebles podía influir en la energía de una casa, el método KonMari predica los beneficios que proporciona una casa organizada en la salud de su dueño. Pero si bien el fengshui se basaba en conceptos más bien espirituales y difíciles de demostrar, el método KonMari sienta sus bases en una psicología mucho más tangible.  

Según el informe Life at home, que organiza anualmente Ikea, tener demasiadas cosas es la principal causa de estrés en casa. Varios psicólogos ahondan en esta idea. Tener una casa desordenada y caótica puede hacerte menos productivo, reducir tu autoestima y generar estrés. Se trata, pues, no tanto de organizar tu casa, sino de organizar tu vida.

importancia del orden

Otra japonesa, Hideko Yamashita, lleva también varios años promulgando la importancia del orden en nuestra salud. Fusionando preceptos del fengshui, el coaching y la filosofía, Yamashita presentó en su libro Dan-sha-ri: ordena tu vida (Booket 2016) el concepto de Dan-sha-ri, que se basa en tres preceptos: el dan, rechazar las cosas innecesarias; el sha, deshacerse de las cosas inútiles que uno posee; y el ri, detectar el deseo insano por las cosas innecesarias.

El orden te puede mejorar la vida. Y la muerte. Margareta Magnusson es una artista sueca que se ha reciclado en coach del orden con El arte sueco de ordenar antes de morir (Reservoir, 2018). El libro analiza la intersección entre muerte y orden y relata los beneficios de organizar tu casa para cuando ya no estés aquí. Magnusson, que suma 85 años y ya tiene su casa organizada por si las moscas, asegura que uno de los aspectos más traumáticos (y molestos) de la muerte de un ser querido es organizar sus pertenencias. La limpieza post mortem. Adelantarnos a nuestra hora y ahorrar ese trago a nuestros seres queridos no solo nos convertiría en personas más consideradas, sino más tranquilas a nivel espiritual. 

importancia del orden en la oficina

Pero volvamos a analizar beneficios más terrenales. La organizadora profesional (sí, al parecer es una profesión), María Gallay se ha embebido de todos estos preceptos y los ha adaptado a la idiosincrasia española. El poder del orden, una terapia contra el caos (Plantea, 2017) propone sistemas de organización que pueden servir tanto a una familia como a un estudiante que comparte piso. Sin embargo el gran acierto de Gallay es trascender las cuatro paredes del hogar y defender la importancia del orden, también, en el espacio de oficina. 

La organización es fundamental a la hora de trabajar, y un ambiente ordenado no hace más que potenciarlo. Según Gallay, hace que encontremos las cosas con rapidez, que no se traspapelen tareas y reduce el estrés. Además potencia una imagen de persona resolutiva, organizada y eficiente. A nosotros mismos y a los que nos rodean.

Esta organización se aplica a lo visible y a lo invisible. Distintos métodos, como el lean management,(que ha implementado recientemente Artiem)  pueden ayudar a reducir tanto el esfuerzo como los residuos. Una organización correcta permite hacer más con menos, diferenciando los procesos que generan valor de aquellos que no lo aportan, lo que se conoce como despilfarros. Está claro, el orden es importante en tu salud, en tu trabajo, y en tu vida.