Lograr el Efecto Starbucks

Aportam

El domingo 8 de Julio leí un interesante artículo en el Diario Menorca donde explicaba que algunos hoteles de las isla habían cerrado una acuerdo para comprar productos locales en la Cooperativa San Lorenzo de Alayor. Sin duda este hecho es una gran iniciativa que ayuda a lograr una Menorca más sostenible y que hay que apoyar.

El concepto de la sostenibilidad, se fundamenta en tres patas: social, medio ambiental y la económica. En artiem tenemos como uno de nuestros VALORES  fundamentales la sostenibilidad, (lo llamamos ECOLOGY) como un compromiso con la sociedad y nuestro entorno. Fieles a este VALOR hace 10 años que en nuestra política de compras, teníamos como prioridad la compra se productos locales.

Lo dificil es que las políticas de sostenibilidad, sean duraderas en el tiempo. Crezcan , se desarrollen y no queden en una moda o una buena idea. Cuando pasa esto es porque generalmente falla la pata económica. Sólo uno de los actores gana.

En una isla como Menorca confluyen dos hechos contrapuestos, por un lado  las explotaciones son familiares y pequeñas y por otro los hoteles estamos inmersos a una competencia feroz. Esto hace que la forma tradicional de introducir producto local en nuestros menús contribuimos a difundir la cultura local,  a que el campo y el medio rural de la isla subsista pero en el largo plazo es insostenible, porque las familias payesas no les compensa el tremendo esfuerzo que hacen para producir lo que los hoteles consumimos a unos precios aunque sean un poco más elevados que el mercado.Y si los hoteles tuvieramos que pagar los precios que valen estos productos no seríamos competitivos.

Conscientes de este hecho, en artiem hemos iniciado un proyecto este año que hemos llamado APORTAM. El objteivo es demostrar que los hoteles pueden ser motores de sostenibildad de largo plazo. Es decir lograr que  el consumo de producto local es rentable para la familia payés, porque nosotros podemos pagar lo vale producirlo y a artiem porque logra mejorar su competitividad a pesar de tener un coste superior.

En definitiva pretendemos emular el efecto Starbucks con el café. Un café en Starbucks vale cuatro veces más que en una bar normal. Posiblemente el mismo grano y calidad de café. La gente paga ese precio, hace cola para comprarlo y son fans  de la marca.

Te recomendamos también...

0
menciones