Ponle cara a la Freshpeople, las personas que forman ARTIEM y le dan vida a nuestros hoteles. Te presentamos a Vanesa, Cristina y Marga de ARTIEM Capri.

El alma de ARTIEM son las personas: la que te recibe con una sonrisa, la que prepara tu habitación con cariño o la que hornea lo bollería cada mañana en el desayuno. Son la Freshpeople y, con su esfuerzo, hacen que este proyecto sea posible. Gracias a todos ellos estamos hoy aquí y, por eso, no queremos dejar de ponerles cara y dar visibilidad al trabajo que hacen cada día.

Cada miembro de ARTIEM Freshpeople forma parte de un engranaje que funciona gracias a cada una de las piezas que lo componen; si una falla, el mecanismo se para. Por eso, nos preocupamos por cuidar de cada persona de nuestro equipo y garantizar su bienestar dentro de la empresa. Su felicidad es la nuestra y la de nuestros clientes.

En el mundo ARTIEM lo más importante son las personas y nos encanta escuchar, por eso en esta ocasión traemos las historias de tres miembros de la Freshpeople de ARTIEM Capri. Ellas mismas nos cuentan cómo llegaron al hotel, cómo ha sido su proceso de adaptación y cómo se sienten a día de hoy siendo parte del equipo.

 

“En ARTIEM he encontrado a una familia, somos una piña”

Vanesa, ayudante de camarera en ARTIEM Capri

Vanesa llegó a la familia de ARTIEM Capri hace apenas unos meses y ella cree que fue cosa del “destino”. Sin embargo, todo apunta a que fueron más su empeño y sus ganas los que le hicieron un hueco dentro del equipo: al no pasar la entrevista una primera vez no dudo en aplicar una segunda para conseguir su puesto de ayudante de camarera.

Desde entonces, reconoce haber encontrado una “familia” dentro de ARTIEM. “Llevo desde los 16 años trabajando y nunca había estado en un sitio así: hay mucho compañerismo, respeto y sientes que se preocupan realmente por ti”, explica.

 

“Me levanto con ganas de ir a trabajar y eso es maravilloso”

Cristina, botones en ARTIEM Capri

Cristina tuvo la mala suerte de que con 30 años la despidieran de su trabajo. A pesar de todos sus esfuerzos no encontraba un nuevo empleo, hasta que pasaron nueve años y decidió apuntarse a un curso para ayudante de recepción y camarero. Allí tuvo la suerte, como dice ella, de tener de profesores a diferentes miembros del equipo de ARTIEM Freshpeople. Se emociona al recordarlo y confiesa que no tiene “palabras para agradecer todo lo que hicieron por mí”.

Y es que, al terminar el curso, consiguió entrar en el equipo de ARTIEM Audax. A pesar de tener problemas de espalda, Cristina no dudó en aceptar el puesto de botones y de hacer cuatro horas en bus diarias para ir y volver del trabajo a casa. “Me sentí acogida desde el primer momento y todo el mundo me ayudó mucho”, recuerda.

Este año ha pasado al equipo de ARTIEM Capri, cerca de su casa, y está encantada con el “ambiente familiar” y el compañerismo que hay. “Todos son súper majos”, dice. Todo esto le da ánimos para seguir aprendiendo y poder crecer dentro de la empresa. “Me falla el inglés, por eso quiero irme en algún momento un par de meses fuera para aprender el idioma”, añade Cristina.

 

“Solo se vive una vez y yo en ARTIEM soy feliz”

Marga, camarera de piso en ARTIEM Capri

Marga es una andaluza que llegó a Menorca, se enamoró de la isla y decidió quedarse por la paz y la tranquilidad que se respira. Empezó a trabajar en el hotel ARTIEM Carlos antes de que perteneciera al grupo y se quedó durante varias temporadas. Sin embargo, después pasó a formar parte de la plantilla ARTIEM Capri durante todo el año.

“En esta vida estamos de paso. Solo se vive una vez y hay que estar a gusto; sobre todo en el trabajo donde pasamos muchas horas. Yo en ARTIEM soy muy feliz”, explica cargada de optimismo. Reconoce que la “familia Capri” la acogió muy bien y que se encuentra como en casa.

En cuanto a su trabajo, camarera de piso, dice que le apasiona. Le encanta el trato con el cliente y saber que estos se encuentran su habitación limpia, recogida y agradable. Por eso, cada día Marga va a feliz a trabajar.

Estas son solo las historias de tres de las personas que forman la Freshpeople; pero todos guardamos rasgos comunes: alegría, positividad, confianza, compañerismo, compromiso, superación… Forma parte de nuestro ADN y nuestro equipo comparte esta filosofía. Así, entre todos formamos esta gran familia y hacemos que ir a trabajar se convierta en un gran placer.

Nuestro principal objetivo es inspirar felicidad: a nuestro equipo y, en consecuencia, a ti. Forma parte de nuestra cultura y nuestros valores. Esa es la seña de ARTIEM.