¿Se avecina tu periodo postvacacional 2016? Como sabemos que volver a la rutina a veces cuesta, te damos la clave: actitud positiva. Volver a la oficina, encontrar una mesa repleta de papeles y una bandeja de entrada hasta los topes puede causar estrés postvacacional. Pero con tu actitud positiva por bandera, ni esto ni nada se resistirá a tu sonrisa. Ésta es vital para tu bienestar y para seguir disfrutando de la vida y los pequeños detalles.  

¿Cómo mantener la actitud positiva?

No son pocos los expertos en psicología que aconsejan llevar a cabo un periodo de transición entre tus días de vacaciones y "la vuelta al cole". Según ellos, la clave para mitigar el estrés postvacacional es tener una actitud positiva. Dicho tipo de estrés se debe a la dificultad de adaptación a los hábitos y costumbres típicos de tu rutina. Síntomas como un ligero cansancio, una leve sensación de tristeza, falta de motivación y dificultad para concentrarse en el trabajo, pueden surgir. Pero, ¿sabes cuál es la buena noticia? El síndrome postvacacional no dejará huella gracias a tu actitud positiva. Actitud positiva

1. Desconecta para reconectar

Hay quien asegura que cuanto más largas son las vacaciones, más dura es la vuelta. A pesar de que esto es muy personal, es recomendable dividir las vacaciones durante el verano y dejar algunos días para escaparte el resto del año...[ninja-popup id=1843] La vuelta será más ligera. Lo importante es que tú que te conoces mejor que nadie elijas el periodo ideal para evadirte y reponer fuerzas. ¿Has oído hablar del mindfulness? Es una filosofía que te ayuda a activar tu actitud positiva con ideas así:
  • Distingue entre tu trabajo y tiempo de relax. Si hay algún mal rollo laboral, que no salga de la oficina.
  • A no ser que el postureo te relaje, no vivas pendiente en todo momento de gadgets y redes sociales. Encuentra el equilibrio.
  • Relativiza, respira y medita cuando lo necesites.
Lugares donde activar tu actitud positiva

2. Reconexión progresiva

Es fundamental hacer que el cambio de las vacaciones al trabajo sea lo menos brusco posible. Regresa de tu destino vacacional unos días antes de reincorporarte a la rutina y aprovecha esos días para ir madrugando progresivamente. Esto te ayudará a aclimatarte a nuevos horarios. Los primeros días de readaptación pon el despertador 5 minutillos antes... Agradecerás evitar prisas y estrés. Y muy importante: no te cargues de trabajo el primer día. En línea con los trucos anteriores, para hacer más llevadera la vuelta es mejor hacerla poco a poco.   3. Sácale el lado positivo Un principio básico de la actitud positiva es ver el lado positivo de las cosas. Percibe el final de las vacaciones positivamente. Ilusiónate por lo que haces y  aportas. Si estás motivado evitarás pensar en el trabajo como una carga. Concéntrate en el significado positivo de tus vivencias de cada día. Cree en ti, ponte metas y disfruta del camino. Y si lo que necesitas es un cambio, medita y concluye qué es lo que realmente necesitas. Una vez te centres en conseguirlo, será más sencillo mantener una actitud positiva.
¿Prefieres ver el vaso medio lleno o medio vacío?

4. ¡Cuídate!

Para que la actitud positiva venga para quedarse, cuida cuerpo y mente. Realizar actividades saludables como llevar una buena alimentación y hacer deporte te ayudarán a activar tu actitud positiva. ¿Sabes lo que también ayudará a mantener una actitud positiva? Darte merecidas recompensas como:
  • Acudir a ese evento cultural que tantas ganas tienes de disfrutar.
  • Reservar mesa en tu restaurante favorito o descubrir nuevos platos.
  • Haz escapadas fin de semana durante el año para satisfacer tus ansias de viajar.
  Reserva escapada a Madrid

¡Actitud positiva y a disfrutar!

¿Qué tal si vienes a Artiem Madrid? Podrás disfrutar de todas las ideas que acabamos de darte y muchas más. Además, recibirás una acogida única gracias a la actitud positiva de nuestra fresh people.