Pequeños gestos diarios pueden cambiar el mundo y conseguir un planeta más sostenible. Un acto, por insignificante que sea, ¡cuenta!

Vivir en un planeta más sostenible depende de cada uno de nosotros. Todas nuestras acciones, por pequeñas o insignificantes que parezcan, impactan directamente sobre nuestro entorno. Por eso es tan importante estar comprometidos y cuidar activamente del medioambiente.

Entre todos podemos cambiar el mundo. De hecho, la Tierra necesita que estemos unidos para protegerla, cuidar de ella y del medioambiente. La conciencia y la colaboración son fundamentales para que consigamos un planeta más sostenible.

Si cada una de nuestras acciones, como por ejemplo tirar los envases al contenedor amarillo, se suma a las pequeñas cosas que también puedan ir haciendo los demás, seremos capaces de generar un cambio positivo: reducir nuestra huella de carbono, frenar el calentamiento global, dejar de consumir recursos...

¡Cada gesto cuenta! Y en Artiem mantenemos un fuerte compromiso con el medioambiente en todos nuestros hoteles y tratamos de compartir con nuestros huéspedes esos pequeños hábitos que pueden cambiar el mundo. Por ejemplo, en las habitaciones dejamos eco-signs, pequeñas etiquetas de papel reciclado, con acciones sostenibles que pueden realizar durante su estancia: espaciar el cambio de sábanas o toallas, apagar las luces cuando no se necesiten, reducción del gasto de agua y de residuos…

Queremos fomentar el estilo de vida saludable incluso cuando estás de vacaciones, por eso ofrecemos en nuestros restaurantes productos sanos y frescos frescos con sello Aportam.

También, en nuestra lucha particular por conseguir un mundo sostenible, tratamos de reducir la huella de carbono a través de la colaboración con productores de la zona que llenan nuestra despensas con productos frescos de cercanía.  Así, en vez de importar los tomates y traerlos desde lejos, se los compramos a nuestro vecino que vive tan solo unos kilómetros.

Hay pequeñas cosas que todos podemos hacer en nuestro día a día, solo tenemos que pensar y ser conscientes del impacto que tienen nuestros hábitos o costumbres sobre el medio ambiente.

Una norma muy útil que todo el mundo debería aplicarse es la regla de las 3 erres: reducir, en cuanto a no malgastar recursos; reutilizar todo lo que se pueda y reciclar. Este pretende cambiar nuestros hábitos de consumo, haciéndolos responsables y sostenibles.

¿Cómo podemos llevarlo a la práctica? Te dejamos un listado con ecoconsejos para conseguir un planeta sostenible:

Selecciona lo que compras

Da prioridad a los materiales naturales, reciclables…Trata de comprar a granel para reducir el uso de plástico y evita el desperdicio alimentario.

Compra productos de cercanía

De este modo no solo potencias la economía local, sino que además reduces las emisiones y el consumo de energía.

Elige electrodomésticos eficientes

En las etiquetas aparece su nivel de eficiencia. Esta clasifica de la G, menos eficiente, a la A que es la más eficiente. Hoy en día ya hay lavadoras o secadoras de clase A+++.

No utilices bolsas de plástico

Una bolsa de plástico puede tardar un total de 500 años en descomponerse. Ahórrale ese trabajo al planeta y utiliza bolsas de tela o la cesta de toda la vida.

Muévete de forma sostenible

El humo de los coches ensucia el aire y es uno de los principales causantes del cambio climático. Opta por ir a pie, en bici o utiliza el transporte público.

Ahorrar energía en casa

No dejes las luces encendidas, utiliza bombillas LED, cierra el grifo cuando no lo necesites, date duchas cortas… Son pequeños gestos diarios que pueden tener un gran impacto en el medioambiente y en tu bolsillo.

Repara antes de tirar

Cuando algo se estropea, quizás puedas repararlo antes de tirarlo y comprar uno nuevo. La obsolescencia programada no siempre no lo pone fácil, pero siempre hay que mantener la esperanza.

Recicla

Todo lo que puedas y siempre que puedas. Separa los residuos y tíralos en el contenedor adecuado. Así no solo reduces la generación de residuos y la extracción de nuevas materias primas, sino que además contribuyes a la generación de puestos de trabajo y a la generación de una economía del reciclaje.

Incorpora estos pequeños gestos a tu día a día y estarás cambiando el mundo. En nuestra responsabilidad.