Todo el mundo trata de encontrar la felicidad. Nosotros sabemos, desde hace más de 20 años, que la nuestra eres tú. Por eso queremos ayudarte a encontrarla.

“El secreto de la felicidad es encontrar algo más importante que tú y dedicarle la vida entera”, dijo Alan Webber (fundador de la revista Fast Company), citando al filósofo Daniel Dennett. En ARTIEM compartimos esa filosofía y sabemos que, para nosotros, ese “algo” es inspirar a las personas a encontrar la felicidad en nuestros hoteles. Hallamos nuestro propio camino hace ya más de 20 años…

No hemos contado muchas veces la historia de cómo se fundó ARTIEM pero tiene mucho que ver, como no podía ser de otra forma, con la búsqueda de la felicidad y la realización personal. Sus protagonistas son José Guillermo Díaz Montañés y Gabriela Aliaga que, guiados por el espíritu emprendedor de él, se establecieron en Menorca dispuestos a crear su propia empresa.

La familia de él tenía negocios en la isla y José Guillermo, más conocido como Pepe, asumió la gestión de una pequeña parte dedicada al sector hotelero. En el momento en el que la pareja toma las riendas, Menorca empieza a experimentar un auge como destino turístico. Las posibilidades eran muchas, pero también la incertidumbre.

Entre medias, la familia decide deshacerse del principal negocio que tenían, así que Gabriela y Pepe optan por establecerse por su cuenta: venden su piso y compran a su familia una empresa denominada Red Turística Menorquina que gestionaba el actual hotel ARTIEM Capri y también compran unos apartamentos en Son Bou.  

Con la venta del negocio familiar, en Menorca todos pensaban que se habrían hecho con una verdadera fortuna y les llegaban ofertas de hoteles continuamente. De todas ellas, una llamó su atención: el hotel ARTIEM Audax. Un banco llevaba tiempo tratando de deshacerse de él y les ofreció una buena oportunidad, así que… ¡se tiraron a la piscina de nuevo!

Con varios alojamientos a su cargo,  Gabriela y Pepe crearon unas oficinas improvisadas en dos habitaciones de ARTIEM Capri y comenzaron a trabajar. Él llevaba la parte más estratégica y negociadora y ella los temas administrativos. Sin embargo, cuando hacía falta, cualquiera de los dos estaba dispuesto a remangarse y hacer cualquier cosa: desde un huevo frito porque el cocinero llegaba tarde una noche o hacer numerosos cursos para dirigir el spa de ARTIEM Audax o el equipo de Recursos Humanos.

En un momento dado, para darle un giro a la marca, decidieron también cambiar el nombre de Red Turística Menorquina por ARTIEM (sus siglas pronunciadas en inglés). Y, a la vez, comenzaron a trabajar en los valores y la cultura de la empresa: bienestar, sostenibilidad y personas. Estos les vinieron dados casi de forma natural e inconsciente ya que eran aspectos muy importantes en sus propias vidas. ¿Cómo no iban a trasladarlos a su negocio?

Sin duda, fueron unos comienzos duros (¿cuáles no lo son?) pero ambos habían encontrado “esa cosa” que les hacía felices y pusieron todas sus esperanzas, energías e ilusión en ello. El principal motor de ARTIEM ha sido y será la felicidad y el positivismo de las personas que lo forman. En su día fue el de Pepe y Gabriela, pero hoy es el de todo el equipo de la Freshpeople que ha ido creciendo a lo largo del tiempo. Actualmente, además de ARTIEM Audax y ARTIEM Capri, también contamos con el hotel ARTIEM Carlos en Menorca y ARTIEM Madrid en la capital.  Y a partir de diciembre, el nuevo hotel de Asturias Bal hotel & Spa.

Trabajamos para que todo el personal de ARTIEM, en sus cuatro ubicaciones, se sienta a gusto y que llegue cada día con una gran sonrisa. Gabriela, ahora responsable del departamento de Personas y Bienestar, junto con su equipo, se encarga personalmente de crear planes de acogida personalizados, formación, conciliación… Y todo ello para que los empleados de ARTIEM se sientan parte de esta gran familia y estén contentos en su trabajo. Su felicidad es la nuestra y las de nuestros clientes.

Creemos que nuestro trabajo consiste en ayudar a las personas a ser felices. Por eso, otro de nuestros objetivos es que nuestros huéspedes encuentren con nosotros el bienestar y la tranquilidad que necesitan. Como dice Pepe: “no somos ni seremos nunca una empresa hotelera. No vendemos camas, sino felicidad. Tenemos una cultura y un propósito y lo desarrollamos en un hotel; pero podría ser en cualquier otro sitio”.

Al final, todas las personas tratan de encontrar su propio camino hacia felicidad. En ARTIEM solo queremos inspirarte a encontrar el tuyo propio. El nuestro, eres tú.