Si tu próximo reto es completar un triatlón, sabes que el entrenamiento es sumamente importante. Descubre nuestro consejos para el último mes de preparación.

Los cronómetros de la cuenta atrás ya están en marcha. Ha comenzado el último mes. ARTIEM Half Menorca está a la vuelta de la esquina. ¿Nervios, intriga, ganas? ¡Es normal! Seguramente ya acumulas semanas de preparación a tus espaldas, pero ahora empiezan las más importantes. Esas que perfeccionan la técnica, aumentan la resistencia y te hacen más fuerte. Ha llegado el momento de mentalizarse.

El entrenamiento es básico a la hora de preparar un triatlón, y hay diferentes maneras de hacerlo según las exigencias de la modalidad escogida. No obstante, en cualquiera de los casos, preparar el cuerpo durante las 3 ó 4 semanas previas es fundamental para un buen rendimiento. Es lo que se conoce como la puesta a punto. ¿En qué consiste?

Este proceso, también llamado tapering, tiene como objetivo ajustar el organismo para superar el gran reto que tienes por delante. A medida que avanzan los días, hay que reducir progresivamente el ritmo del entrenamiento e incrementar la intensidad a los niveles de la competición. Sin embargo, a continuación detallamos el plan que puedes seguir en las últimas semanas de preparación:

Entre 4 y 3 semanas antes del triatlón

Esenciales para perfeccionar. En ellas es cuando la intensidad del entrenamiento debe llegar a su punto más álgido antes de los días de bajada. La disciplina, en este caso, es indiscutible. Aunque hayas estado meses haciendo ejercicio, las excusas y excepciones están prohibidas ahora.

El entreno ha de adecuarse a cada modalidad. Para la bicicleta, en este periodo, debes recorrer largas distancias, de la misma manera que puedes hacer para la carrera (aunque también puedes optar aquí por intervalos). Por último, respecto a la natación, céntrate en mejorar la velocidad y olvídate de piscinas, ¡el mar ya es tu campo!

Mathieu Nieuwland, de nuestro equipo de Sports&Nature de ARTIEM Audax y participante amateur desde hace siete años en carreras de este tipo, recomienda darle prioridad a los entrenamientos de bici y natación, ya que “la carrera castiga mucho más las articulaciones”. Él, durante sus meses de entrenamiento previo, sale a correr dos veces por semana durante unos 45 minutos; mientras que la bicicleta, por ejemplo, la practica tres veces en períodos de diferente duración.

2 semanas antes del triatlón

Mantén la intensidad al principio, pero comienza a reducirla en los últimos días de esta semana. Aprovecha, además, para hacer un simulacro de la prueba, teniendo el cuenta no sólo el circuito, sino también las transiciones, el material y la hidratación, entre otros. Si nos centramos en las modalidades, éste es el momento de bajar el ritmo, especialmente en el running. Mientras, para el ciclismo y la natación, tu fin tiene que ser llegar a la velocidad que, en ambos casos, pretendes alcanzar en el día D.

La semana previa al triatlón

El descanso es tan importante como el entrenamiento y debe ser el rey durante los últimos días. Trata de controlar los nervios, vigila las horas de sueño e intenta que, como mínimo, sean ocho. La preparación de esta semana debe ser para mantenerte activo, pero no para realizar grandes esfuerzos. Las sesiones, en cualquiera de las tres modalidades, serán más cortas. A partir de entonces, asimismo, es cuando hay que cuidar especialmente la nutrición, y apostar por los hidratos de carbono y, sobre todo, el consumo de agua para evitar calambres durante la carrera.

Según comenta Mathieu, es muy importante llegar con el “cuerpo fresco” al día de la carrera, por lo que el descanso debe de ser una prioridad absoluta en los días previos. Al final, desde su punto de vista, lo más importante es “disfrutar del desafío y lograr terminar, sin pensar demasiado en el tiempo que hagamos”. Y en los últimos días, forzando la máquina, no vas a conseguir grandes avances. Para entonces, la suerte ya está echada.

Consejos para el último mes de entrenamiento

Este plan de cuatro semanas es el que necesitas para que tu cuerpo se prepare y afronte la ARTIEM Half Menorca 2018 con éxito. Con él, ganarás en resistencia, técnica y fuerza. La puesta a punto será un verdadero triunfo. Aunque también queremos que te quedes con los siguientes consejos para este último mes:

1- Revisa todo el material que vas a utilizar en la competición. Es decir, todo lo relativo a la bicicleta, la equipación deportiva, las gafas de nadar… De esta manera, evitarás cualquier contratiempo y podrás arreglar aquellas piezas que se encuentren en mal estado, si es el caso.

2- Cuida la dieta. Necesitas carbohidratos y proteínas. En los últimos días, los primeros irán reduciéndose a medida que las proteínas van ganando protagonismo. Eso sí, tampoco hay que darse atracones. La clave está en comer una cantidad normal y, sobre todo, en hidratarse para metabolizar los nutrientes. Y en los entrenamiento, sobre todo si son durante el verano, se recomienda tomar bebidas isotónicas para recuperar las sales perdidas en el esfuerzo.

3- Prioriza el descanso. Es evidente que, aunque entrenes duro, no vas a estar todo el tiempo haciendo ejercicio. Por ello, es recomendable que aproveches los ratos libres para reposar. Estirar, tumbarse, poner los pies en alto… Según Pablo Cabeza para Dorsal Cero, una “gestión inteligente del descanso”.

Toma nota de todos estos tips y comienza la recta final hasta la ARTIEM Half Menorca 2018. ¿Todavía no te has inscrito? ¿Sabías que si reservas en ARTIEM Audax puedes conseguir un pack deportivo único para el próximo 23 de septiembre? Consulta toda la información que necesites y anímate a disfrutar de tu sueño. ¡Te esperamos en el triatlón de Fornells!